Cuando morir es rutinario

Todo el que me conozca lo mas mínimo sabe que me encanta jugar a videojuegos. No es ningún secreto, y al contrario de lo que la gente pueda pensar, se trata de una afición de lo mas sana que me ha permitido conocer a gente que de otra manera quizás habría sido algo mas difícil.

Desde aquella lejana pero a la vez mítica consola de sobremesa creada por Sega en el año 1988, la Mega Drive, como con la ultima aportación de Sony a finales de 2013 con Playstation 4, he visto pasar ante mis ojos innumerables mundos virtuales, personajes que darían para un amplio debate, sagas a las que he ido acompañando desde su mismo nacimiento, viéndolas crecer, y madurar. Porque hay algo evidente en el mundo de los videojuegos hoy día, y seguro que pensáis igual que yo. En una industria en la que cada vez mas se mueven cantidades millonarias de dinero, es innegable la cada vez mas estrecha relación entre una gran producción cinematográfica y una perteneciente a este sector.

Tan solo hay que ver a la ultima criatura engendrada por el estudio Naughty Dog para darse cuenta de lo que hablo. The Last of Us va mas allá de la mera diversión que tiene como principal objetivo un videojuego. Pretende dejar una huella en todo aquel que se pase unas horas disfrutándolo. Que, mas que unas horas delante de un televisor, se convierta en toda una experiencia para todo aquel que lo termine, como el caso de un servidor.

Porque, para que negarlo, me he convertido en algo asi como un jugador elitista. Ya no soy el adolescente que antaño solia ser, capaz de estar delante de un monitor por el simple hecho de terminar un juego, durante días enteros. Y se de lo que hablo, ejemplos como Final Fantasy VII, VIII y X pueden dar fe de ello, así como todas y cada una de las entregas de la polémica saga Grand Theft Auto.

No, ahora me veo incapaz de jugar a un juego porque si, antes deben pasar algo así como mi filtro personal. Aparte de las responsabilidades que conlleva el crecer personal y profesionalmente, ahora escojo aquellos videojuegos que de verdad me aporten algo, difícilmente me voy a poner delante de una pantalla de forma automatizada.

Comp_01_DarkSouls2

Y es ahí donde llega Dark Souls. La obra de From Software no solo es un homenaje a los videojuegos clasicos, sino que es un verdadero reto para el que lo juegue. Teniendo en cuenta la diversidad de la industria, con juegos destinados a entretener por igual a todo tipo de publico, así como aquellos cuya curva de dificultad es manifiestamente proporcionada, encontrar joyas como este Dark Souls es algo realmente reconfortante.

Porque aquí no vas a tener ayudas de ningún tipo. Simplemente imaginaos en medio de una llanura inhóspita, dentro de un mundo totalmente abierto, y con la posibilidad de ir a donde desees desde el mismo comienzo del juego. Parece sencillo pero no lo es. Para los mas osados, sera la lógica la que se encargue de poneros en situación. Aquí lo que definimos como curva de dificultad no existe; si a mitad de camino entre un punto A y uno B te acaban matando (tranquilos que sera algo de lo mas normal) volverás sin ese progreso al comienzo, al punto A, así que tocara volver a hacer todo desde el principio. Os aviso que morir se convertirá en algo rutinario, pero placentero.

Se que puede parecer algo radical para con el jugador de pie, pero esto no es para todos los públicos, ya lo comente antes. Y, aunque os parezca difícil de entender, creo que, personalmente, pocas experiencias mas placenteras he vivido en estos mundos virtuales que las mecánicas de ensaño-error planteadas por From Software con Demon Souls, Dark Souls, y el mas reciente Dark Souls 2.

Y ha sido precisamente con esta ultima entrega donde he sido plenamente consciente de lo que con las anteriores solo intuía. Dark Souls 2 se convierte por méritos propios en uno mis videojuegos favoritos de toda la anterior generación de consolas. Si, en esa generación abanderada por los Gears of War, Assassins Creed o Uncharted, ha sido una franquicia rescatada del pasado (recordar que es heredera directa de la saga King`s Field) la que se ha llevado el gato al agua.

dark-souls-2-6-3-2013

No se, sera ese aroma añejo que desprende, esa dificultad endiablada que me conquista, o simplemente sera que me hago mayor para estas cosas y me he vuelto algo vintage. Porque no hay nada mas épico y reconfortante, que, después de largas horas subiendo de nivel un personaje, y tras varios intentos, acabar con un dragón ancestral del tamaño de un Dios Primigenio, a solas y únicamente armado con escudo y espada en la cima de la torre mas alta que os podáis imaginar. Nada puedo comparar en este mundillo con la euforia que provoca esto, y solo os puedo recomendar que lo probéis, estoy seguro de que no os arrepentiréis.

Añadir por ultimo, como nota mas que positiva del titulo, su alta rejugabilidad. Son tantos los objetos y coleccionables que podremos encontrar en las bastas tierras del juego, que se hará imposible no volver a pasarlo francamente mal de nuevo, hasta querer completarlo. Porque si, a todo se acaba uno acostumbrando, incluso a morir una y otra vez.

 

 

Anuncios

4 Respuestas a “Cuando morir es rutinario

    • Muchos jugadores del nuevo siglo no tienen la paciencia necesaria para terminarlo. En una época dominada por videojuegos casuales y FPS se agradecen las apuestas de este estilo. Minoritarias, si, pero necesarias 😀

      Me gusta

Are you talking to me?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s