Trabajar en un cine: Cómo sacar de quicio a un acomodador

Visto desde fuera, el trabajo del acomodador puede parecer un chollo, pero cualquiera que haya trabajado en un cine sabe que solo es un chollo hasta cierto punto. Otro día hablaré de los beneficios colaterales que conlleva este trabajo, pero hoy diré que es un trabajo que puede quemar, estresar y desquiciar hasta al más tranquilo de los humanos.

Y es que, cuando vamos al cine, olvidamos que la gente que trabaja allí está, precisamente, trabajando, y nosotros solo somos uno más de los miles que pueden pasar ese día por taquilla. Y hay que ver lo que nos gusta hacernos los graciosillos.

2b9a80f9-30f3-4703-8dd2-f4463ce05c63

He recopilado aquí una serie de frases, preguntas y gracietas que los espectadores suelen hacer a los acomodadores y que, evidentemente, a ellos no les hacen ninguna gracia. Si pongo precisamente estas gracias es, a pesar de lo que pueda parecer, porque son las que más se repiten. Y los que las hacen se creerán ingeniosos.

Para entrar a la sala y al solicitar la entrada:

  • Ah, ¿pero no es gratis? (Entrando tranquilamente sin dar la entrada)
  • A éste no le dejes pasar (refiriéndose a otro que viene con él)
  • ¡¡Que me cuelo!!
  • ¡Toma una palomita! (Acercándosela a la boca)
  • ¿Si no me gusta la película me devuelves el dinero?
  • Pero no me la rompas (la entrada), que la he pagao.
  • Pues ésto es lo que me han dado en taquilla (entregando un ticket de Mercadona, el envoltorio de un chicle o cualquier otra cosa absurda).
  • ¡Oggh!, qué uniforme más horroroso.

Dentro de la sala y acomodando:

  • ¿Me dejas la linterna?
  • Seguro que te pasas el día viendo películas.
  • Anda, recoge eso que hay que ver cómo tenéis ésto. (Justo después de que uno de sus amigos tire palomitas al suelo)
  • ¡Toma!, ya se ha ido la luz. (Cuando se apagan las luces para que empiece la peli)
  • ¡Eh, el de la bici! (Haciendo alusión a la linterna)
  • ¿Ha empezado ya? (Con el PROXIMAMENTE de un trailer en la pantalla)
  • ¡Esta ya la he visto! (En cuanto sale la promo de la productora o la distribuidora)
  • ¡Qué rollazo! (Al minuto de empezar la película)
  • ¡¡Que pongan la película desde el principio!! (El que llega tarde)

Otro día, las taquilleras.

37 Respuestas a “Trabajar en un cine: Cómo sacar de quicio a un acomodador

  1. Que agradables…

    Yo solo estoy de acuerdo con la de «Oghhh! Que uniforme más horroroso» al menos hasta que apareces tu, que vas hecho un gentleman y me se enamora el alma me se enamora cada vez que te veo en las palomitaaassss

    Me gusta

  2. Más de una he oido en la sala y siempre ha sido el preludio de una sesión de comentarios y chistes malos durante toda la peli.

    A la de «no me rompas la entrada que la he pagado» escuché un día la respuesta: «uy perdón, si quiere vuelva a la taquilla y compre otra». Tuve que reirme y el graciosillo me miró con una mala leche… menos mal que fue a otra sala.

    Me gusta

  3. Habiendo trabajado en un cine mas de 3 años, doy crédito a lo que dices, no falta ni una…

    Y en general, el público es un cerdo.. pues vale que se te caigan las palomitas, pero lexes, sacar el cubo y la bebida que lo dejáis dentro como si fueseis los san marqueses del pueblo…!! (y ni estos se libran de guarro)

    Me gusta

  4. ha nosotras, como a ruth, nos a enjantao la de la vici. jejejeje. pero nunca se lo diremos hal povre sufridor.

    si nosotras fuesemos el hacomodador, no podriamos ebitar acer el tontilan con la linterna. poniendola en la varvilla para iluminar el careto dar sustos.

    (dicho en vajito: jos, te emos hechado de menos, guapismo. te as dado cuenta de que lla no queda casi na pa bernos? jijijiijij)

    Me gusta

  5. Te han faltado las quejas por el volumen de ciertos «sectores del publico»jajja.durante un verano tuve el «placer»cde ejercer de acomodador…y mira que aqui va poca gente al cine..y la experiencia resulto traumatica….
    sobre lo que me has dicho del corto..anda que no se me caia la baba en el mejor de los sentidos cuando vi «Los Naufragos» te dire que llevo un año en ello,y por guion no sera..pero no resulta sencillo…
    sobre lo de los comentarios quedas disculpado desde luego! habras notado que no me inspira nada el space de windows…estoy mudandome ya te aviso cuando este a punto!.
    saludos

    Me gusta

  6. Desde luego que son auténticos sufridores, también he vivido alguna de esas situaciones y es que la gente el cine se desmadra (en ocasiones). Aún recuerdo cuando había salas de cine donde te acompañaban hasta la butaca desde la entrada y eran muy amables. Uniformados y correctos. Ahora es distinto con el creciente número de multisalas, pero su trabajo no se aprecia como bien indicas.

    Saludos

    Me gusta

  7. Lidia: Tú también sabes como es esto de trabajar de cara al público, y muy bien además. ^^

    José Luis: No, si lo del uniforme horroroso puede que sea verdad, al igual que otras muchas cosas, pero decírselo como si fuese culpa de él de forma despectiva a una persona que lleva aguantando gilipolladas seis horas seguidas, tampoco es.

    Tam: Uf, casi siempre diría yo.

    Víbora: Imagino que es muy difícil contenerse en según qué casos pero a veces una réplica bien dada te puede liberar de un poco de estrés. Recuerdo una vez en un restaurante que el cliente de la mesa de al lado le preguntó al camarero si vendían tabaco. A la respuesta negativa del camarero, el cliente empezó a refunfuñar a lo que el camarero le contestó: ¿acaso le sirven entrecot en el estanco?

    Bouman: Si has trabajado en un cine, sabes de lo que hablo. Y sí, parece que la entrada le da derecho a la gente a comportarse como cerdos. No digo que lo haga todo el mundo pero sí una gran mayoría.

    Ruth: Sí, bueno, lo de la bici puede que tenga gracia una vez, pero cuando lo oyes cincuenta…

    Alba y Alvaro: Cierto, y a veces van juntos. XDDDD

    Ruvis: Os aseguro que la tentación de ponerse la linterna en la barbilla es muy grande. (Qué poquito queda, amores. ^^)

    Alfonso: Lo del volumen es más una cosa de el gerente del cine. Espero hacer un post de cada uno de los trabajadores. Ya le tocará. Respecto a lo del corto, lánzate, no hay otra manera. Si necesitas cualquier cosa y está en mi mano, mándame un mail. Ah, y me alegro de que te estés mudando.

    Strangelove: En algunos cines, incluso multisalas, todavía acompañan al espectador a la butaca. El problema es que en un cine tradicional podía haber uno o dos acomodadores y era suficiente, en un multisala hacen falta más y normalmente la empresa reduce al máximo el personal para ahorrarse pasta, lo que deriva en peores condiciones de trabajo, peor servicio, más quejas por parte de los clientes, más caras largas de clientes y empleados. Horrible.

    Fétido: Ay, lo fui.

    Me gusta

  8. Olasssssssss

    jaja que bueno, cada profesion soporta sus chistosos supongo, aunque eso que dices de cuando sale el Leon de la metro digan «ya la vi» se la dicen al acomodador y a todo el mundo… los mataria!!

    Bezos.

    Me gusta

  9. Y yo que quería trabajar de acomodadora… quizá me lo replantee…
    Encima con lo tímida que soy, llevaría bastante mal que dijeran cosas de esas y me pondría roja. O puede que les sacara mi ira y entonces me despedirían…
    De todas formas, quien algo quiere, algo le cuesta.
    Besos de chocolate!

    Me gusta

  10. Iago: Es cierto que los graciosillos se adaptan (y con ello, sus bromas) al tipo de ocio o comercio al que acceden. Es cierto que a veces dan ganas de matarlos.

    Irati: Te aseguro que el trabajo de acomodador no es nada idílico, ni mucho menos. Eso sí, cuando libras, al no tener que pagar en trada, te permite ver mucho cine.

    Me gusta

  11. O.O! ¿¿De verdad hay gente que hace eso???

    A mí se me caería la cara de vergüenza si alguien con el que voy a lcine se dedicase a eso.
    Y si yo fuera el acomodador, no duraría en ese trabajo ni dos días, porque si alguien se me pone en ese plan lo echo de la sala XD ¡Y si se vacía el cine el dueño me echa seguro! XD

    Me gusta

  12. Amigosquenotendré: ¡Ya te digo!

    Miss Sinner: Es que yo no entiendo como a la gente no le da vergüenza hacer el ridículo de semejante manera.

    Víbora: Solo si la película me interesa mucho. Verás que no hago demasiadas microcríticas de películas. Es por eso. Otra opción es ir a un cine de otra ciudad. No soy acomodador pero lo mío también tiene mucha tela, puede que más todavía.

    Me gusta

  13. Me imagine otra cosa, pero eso es para mi casi un insulto, yo sea el trabajo que sea no trato así a los trabajadores, empleados o como se le quiera llamar, para mi, seres humanos, y de trabajar yo en una así, ya los hubiera mandado por un tubo, jajajaja seguro que no duro ahí…

    Me gusta

  14. Me he reído mucho con esta entrada 🙂 Gracias.

    Parafraseando a Tamaruca: A veces la cara del público es horrible.

    PD: El mundillo del cine es muy cinematográfico en sí mismo pero yo iría más lejos aún, ¿por que está tan buena esa pelirroja que vende palomitas en el Diagonal Mar?

    Me gusta

  15. Yo tengo varios amigos que han trabajado de acomodador (de cine y teatro) y no se suelen quejar. Pero claro no conocen esta batería de preguntas y actitudes con las que pienso asaltarles la próxima vez que vaya a verles…

    Me gusta

Are you talking to me?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s