Las películas que me austaron

Aunque quizá sea un poco tarde, ya que estamos a más de la mitad del Día de difuntos, escribo esta entrada en la que os propongo que expliquéis qué películas de terror son vuestras favoritas o, simplemente, cuáles os asustaron más.

Aunque mi lista es bastante larga ya que soy un cagón, os pongo tres casos. No tengáis miedo a repetir películas, cada cual se asusta a su modo y seguro que tenéis anécdotas divertidas que os han ocurrido viendo estas cintas. Yo dejo alguna que otra para los comments.

Por si os ayuda en algo, aquí tenéis el listado de las 50 mejores películas de miedo según los usuarios de IMDb.

Película: El resplandor.
Escena: Wendy Torrance baja a decirle a Jack que al niño le pasa algo y le descubre durmiendo sobre la máquina de escribir. Aprovechando que su marido duerme, decide echar a un vistazo a la novela que, con tanta obsesión, está escribiendo Jack. Cual es su sorpresa al descubrir que en la enorme pila de folios lo único que aparece escrito, repetido hasta la locura es “No por mucho madrugar, amanece más temprano” (“ALL WORK AND NO PLAY MAKES JACK A DULL BOY”)
La anécdota: Esta película la vi cuando ya tenía unos trece o catorce años. Era verano y estaba solo en casa. A esa edad creía que lo de los miedos infantiles y la fobia a las pelis de miedo estaban superados. Me equivoqué y la película, y esta escena en concreto, consiguió que se me saltasen las lágrimas del terror.

Pincha para ampliar

Película: El exorcista.
Escena: El momento en el que el padre Karras tiene esa pesadilla sin sonido en la que ve a su madre llorando al otro lado de la calle. El cura la llama desesperado pero ningún sonido sale de su boca y su madre acaba desapareciendo por una escalera subterránea.
La anécdota: Esta escena me dio mucho más miedo que los gritos y espasmos de Regan, ya que es mucho más impactante psicológicamente que los, a veces, obvios y forzados efectos demoníacos. En cualquier caso, estuve mucho tiempo sin quitarme de la cabeza esa cara de ojos amarillos y esa voz que profería obscenidades e insultos.

Película: Al final de la escalera.
Escena: John Russell está absorto en la melodía que está componiendo al piano cuando, de repente, un leve y rítmico sonido le interrumpe. Descubre que se trata de aquella pequeña y antigua pelota que encontró en uno de los cajones del antiguo caserón dónde ahora vive, que ha caído por la escalera. El músico, coge la pelota, sube la escalera, la guarda en la habitación y vuelve al piano. Al momento, la pelota vuelve a caer por la escalera. Repite la operación y ocurre de nuevo. Harto y asustado, coge la pelota, sube al coche, conduce unos kilómetros y la lanza a un lago. De regreso, nada más abrir la puerta, la pelota vuelve a caer llegando hasta sus pies.
La anécdota: Hoy en día, todavía se me eriza el bello cuando veo esta escena.

Os toca. 🙂

Anuncios

18 Respuestas a “Las películas que me austaron

  1. ¡Uuummm! ¡Qué propuesta tan interesante! Veamos, haciendo memoria…, sí. A riesgo de ser recurrente, la película de mis pesadillas es “Requiem por un sueño”. La vi siendo adulta y, quizá por eso, hizo mella en mi subconsciente.

    Otra que tal baila es “21 gramos”. Gran película, la compré cuando salió el DVD, pero no pienso volver a verla en mucho tiempo.

    ¡Ah! Y de pequeña, mi madre me llevó al Cine Club a ver “Deprisa, deprisa”, de Carlos Saura, y salí traumatizada. Hace unos meses la vi en la tele y me pareció ridícula pero en aquel entonces me quitó el sueño y unos años de inocencia.

    Me gusta

  2. Mola!, veamos:

    Yo la vez que más miedo he pasado en mi vida en el cine fue de pequeño viendo el trailer de Zombi, de George Romero. Era un cine de sesión doble y entre las dos películas ponían trailers de las películas de la semana siguiente. Y un día tocó ese, y claro, yo que no me lo esperaba y de repente me encontré a unos tios con la piel azul dando mordiscos a la gente, provocó en mi tal terror que fui incapaz de mirar a la pantalla. Pero lo peor no fue eso, lo peor es que en el trailer se oia esa frase tan famosa que decía: “Cuando llegue el día en que no haya sitio en el infierno, los muertos caminarán sobre la tierra”, o algo así. Y la frase, que no pude evitar escuchar, me aterrorizó aún más. Pero es que no quedó la cosa ahí. Dias después, al ir al colegio me encontré en un muro un poster de la película en el que se veía el horrendo careto de un zombi y la dichosa frasecita apocalíptica que tanto me había metido el miedo en el cuerpo. Y todos los días durante esa semana tuve que pasar por delante del poster, y hasta el último de ellos estuve acojonado y obsesionado con la idea de que algún día seríamos invadidos por zombis.

    Otro momento de miedo fue con El Resplandor. Cuando el niño va en su triciclo y al girar una esquina se encuentra con las dos niñas.

    También lo pasé fatal viendo La Mascara de la Muerte Roja de Roger Corman, sobre todo al final cuando descubren que la muerte roja está en el castillo.

    Me gusta

  3. Casi se me cae el bote de bolis con el nuevo look del banner :$

    A mi me da miedo todo, desde siempre. Cuando era pequeña, echaron del cine a mi madre conmigo porque en E.T. no paraba de llorar. Si salía la bruja Avería en la TV, salía disparada del cuarto hasta la otra punta de la casa. Así un sinfín…

    Lo peor son las secuelas. Desde que ví Basket Case soy incapaz de tirar cosas a las papeleras con tapa sin que me de paranoia. Por culpa d Poltergeist, si la tele hace ruidos raros o se queda pronto gris a rayitas, huyo y espero a que se apague sola con el temporizador, pero yo porsiaca, no me acerco. Al exhorcista me llevaron engañada y acabé debajo de la butaca con las orejas tapadas y un largo etc… 😦

    Ehm… esto es un poco íntimo, pero va total, hay confi. Una escena que me mató fue en “Entrevista con el vampiro” cuando Tom Cruise le arranca el pezón a su amante-víctima, iiiiiiighhhhhhh!!! dolor-dolor! borrar imagem! borrar-borrar! iiiggghhhh!!
    Sí. También me dejó secuelas.

    (u.u)’

    Me gusta

  4. Y otra escena que parece una chorrada pero a mí me atormenta es, en “Ghost”, cuando se mueren los malos y aparecen esas sombras negras que chirrían, brlrlr! Me dan escalofríos.

    Añado un clásico: en la peli en blanco y negro “La mosca” la escena en que la chica le despata la cabeza y chilla, AAAAAHHHHHHHH!!

    Me gusta

  5. a ber… nosotras nos cagamos con el resplandor i aun no lo emos superado. bemos dos jemelas por la calle y cambiamos de acera. miedo miedo del güeno.

    con “al finald de la escalera” aun no nos emos podido quitar de la cabeza el momento en que haparece la sillita de ruedas en lo alto. madremia!!!!

    i con la de “the ring” lla ni te cuento el canguelo. mas en la orijinal, pero que bamos… un vuen rato no pasamos.

    vesillos i si nos acordamos de mas, bolberemos a entrar. faltaria!!!

    Me gusta

  6. A los 12 años, se me torció el tobillo y como coincidía justo ese fin de semana que llovía nos fuimos todos a casa de una amiga a ver una peli.
    “School Killer” que es española, y normalmente como pelis de miedo me gustan más las de aquí.
    No recuerdo en qué momento de la peli, pero sé que era uno de esos momentos en los que ya tienes mucho miedo, se abrió la puerta que daba con el comedor sola y todos son pusimos a chillar como histéricos y a tirarnos hacia atrás, donde estaban los sofás…
    Más tarde, ya con la luz y eso, vimos que la puerta no encajaba bien y hacía eso de vez en cuando.
    Pero cómo me empezó a latir el corazón y el susto que me dio, no me lo quita nadie…
    Así que School Killer me dio miedo por el momento y la peli tampoco está mal…! (recuerdo el final, pero no muchas cosas del nudo… :s)
    Besos de frambuesa!

    Me gusta

  7. Anda, pues yo tengo una anécdota con “School Killer”. Resulta que cuando yo vi esa película, en la sala se encontraba Paul Naschy (el killer del título) y, cuando acabó la proyección, el actor, que estaba sentado un poco más adelante que yo, pasó por mi lado y me miró fíjamente a los ojos. Por un momento creí que me apuñalaría allí mismo, delante de todo el mundo. Y es que Paul Naschy tiene una de esas miradas turbadoras, aunque luego sea un tío encantador.
    🙂

    Me gusta

  8. Pues yo soy difícilmente impresionable por los thrillers, con decirte que con el Exorcista me dió un ataque de risa…

    Ahora sí, de pequeña era de las que con las pelis de miedo se tapaban la cara con la mano entreabierta (quería ver pero me moría de miedo)

    Saludos desde Rod@ndo!

    Me gusta

  9. Uy este post no es para mi.
    No se si llego a las 5 películas de terror en toda mi vida. Repasaré la lista que pusiste a ver si puedo aportar algo, aunque desde ya te cuento que MIEDO de ese que despues te quedas emparanoiado nunca sentí.
    Lo que mas sufrimiento me da es el suspenso. Ahi si que la paso mal…

    PD:
    Voy a ver si consigo que venga alguien que yo se, a dejar una anécdota sobre sustos en cine 🙂

    Me gusta

  10. 1- Coincido contigo en “al final de la escalera”, la vi el año pasado y me segia cagando de miedo, no recordaba que tubiera tantos momentos( la pelota en la escalera, los golpes de la bañera, la silla ahirribá la apricion del niño en el suelo, los susurros en el magnetofon, los movimientos de sombras bruscas, que pelicula!!)
    2- Otra que me dio mucho cangelo fue “evil dead” o posesion infernal, casi toa la peli vaya, desd eel reloj que se para, hasta el ataque en el tobillo, o los ojos blancos y la cancioncita de “vas a morirrrrr”.
    3- “Demons” de Dario Argento, me acuerdo de la frase de promocion “haran de los cementerios sus catedrales y de las ciudades vuestras tumbas”, enrealidad mezclo la 1 y la 2, por que las vi casi segidas y desde los 13 años o asi no las he vuelto a ver, lo peor era cuando la gente se convertia en demonios, y se les empezaba a caer los dientes, y las uñas, y se rajaban la piel, aggggrr

    PD; Que aso con lo de los momentos musicales? no era hasta jaloguin? cual fue la mas votada?

    Me gusta

  11. Coincido con la escena de la pelotita de “El final de la escalera” y la de las gemelas de “El resplandor” (Aunque da mas yuyu cuando sale la vieja podría de la ducha).

    A mí me asustó “Indiana Jones y el templo maldito”… y la escena en que se encuentran a E.T. tirado en el río me daba un repelús…

    Me gusta

  12. Mmmm

    “La niña” que la vi de pequeño…

    Luego tengo una peli-trauma, en realidad dos, pero JURO que no sé si han sido sueños (siempre he sido muy fantasioso) o existen en realidad.

    Una es de un tipo que vive entre las paredes de una casa, que compra una familia y se enamora de la hija del matrimonio. El tipo tiene de todo entre tabique y tabique. La otra es de un tipo que no sé pq enfermedad, mutación o paranoia se iba convirtiendo poco a poco en lagarto.

    Luego cualquiera de Alfred Hitchcok presenta, sobre todo la de aquella que entra en la carcel y se hace enterrar para huir o una de unos tipos que no se sabe lo que les pasa hasta que al final descubres que viven en una casa de muñecas.

    Y luego IT la de S.King, que pese a no ser un peliculón, introduce el payaso Pennywise que me espanta totalmente

    Me gusta

  13. José Luis, pues si el payaso te dió miedo en la película (que es bastante mala), deberías leerte el libro. Te ibas a cagar.

    Otro libro que también te gustaría (a lo mejor lo conoces) es “Relatos de los inesperado” de Roald Dahl, una recopliación de cuentos con final sorprendente, muchos de los cuales se convirtieron en episodios de “Alfred Hitchcock presenta”.

    🙂

    Me gusta

  14. Recuerdo haber pasado terror con una situación provocada por una pelicula. Creo que era de la saga de Quatermass. Unos tíos que habían contraído un virus alienígena o algo se iban deshaciendo en vida y los caretos pasaban por esa fase de puré de espinacas con pus y sangre; viscosones, vamos. Mi hermano mayor sabía que esos rostros me horripilaban.
    El caso es que siendo un crío de unos 9 ó 10, a la vuelta del cole, cuando bajaba (vívíamos en un sótano) las escaleras, la puerta se abrió violentamente y dos personajes con la cara como los de la peli salieron a mi encuentro gritando.
    Corrí como nunca he corrido. Y no se cuando me di cuenta de que aquellos dos eran mi hermana pequeña y el hijoputa de mi hermano embadurnados de óleo verde y amarillo.
    No lo olvidaré jamás…

    Me gusta

  15. nosotras de pequeñas nos dedicavamos a sentarnos los sabados a las tantas de la mañana en el recividor de casa, con la mano puesta en el hinterruptor i a oscuras. cuando bolbian nuestros hermanos mallores a casa i iban a encender la luz, tocavan nuestros dedos i se pegavan unos sustos!!!
    anda que no nos emos reido con eso!!!

    Me gusta

  16. Un sábado, cuando volví de marcha (cuando salía de marcha en lugar de currar), me puse la tele y estaban haciendo la versión clásica de “La noche de los muertos vivientes”. A mí ya me salía barba espesa y me puse a ver la película que es bastante ingenua. La cosa es que, a las tantas, solo en casa y con los zombies, empecé a sugestionarme. Esa pelí ya la había visto mil veces y mil veces me había reido. Pero esa noche no…
    Justo en el momento en que los muertos tratan de entrar en la casa y se funden los plomos, se fue la luz también en mi casa. Me quedé petrificado. No sabía que hacer. No veía absolutamente nada y me daba miedo que pasase algo. Y cuando digo algo, me refiero a cualquier cosa, un sonido, una brisa de aire, cualquier cosa que me rozase. Tras unos segundos eternos decidí que lo mejor era acostarme y, totalmente a oscuras y presa del pánico salí corriendo a mi cuarto y me metí en la cama (más bien debajo de las sábanas) vestido y todo.

    Fue una gran lección de humildad.

    Me gusta

  17. Cuando mi madre estaba embarazada de mí, fue al cine a ver “Tiburón”. Tras un terrible susto del susodicho film, mi madre me sintió por primera vez dentro de ella, dándome un revolcón. Mola la anécdota, ¿eh? Sin embargo (o gracias a ello), es una película que me encanta.

    En una ocasión, volviendo pedo de marcha, como Josmachine, me puse a oír la radio Castellana abajo y pillé al Iker Jiménez hablando del palacio de Linares. Iba acojonado, escuchando a un guardia de seguridad que hablaba de los sucesos raros que había visto, cuando levanto la vista a mi izquierda ¿y qué me encuentro? ¡El Palacio de Linares!

    Me cambié de acera rápidamente (literal, no metafóficamente) y me fui cagando leches a casa.

    Ahora, lo que más miedo me da en el mundo es Esperanza Aguirre. Y no sólo políticamente. ¿Habéis visto sus ojos, como de muñeca diabólica? Jua-juua-juuaaa!

    Me gusta

Are you talking to me?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s