Sumergidos (2004), de Ruth Adsuar

En el año 2004 Ruth se embarcó en un proyecto complejo y arriesgado. Pretendía realizar un cortometraje en formato documental en el que se mostrase el fin de la industria del calzado a través de los testimonios de la patronal, de especialistas y de los propios trabajadores. Se haría hincapié en problemas básicos como, por ejemplo, la deslocalización y cómo ésta afecta a los trabajadores que ya sufren las graves circunstancias de una economía sumergida. Fue durante el proceso de rodaje que en el polígono de Carrús en Elche se desató la locura y se quemaron varias naves, culminación de lo que se suponía una manifestación pacífica en contra de los cierres de talleres y fábricas. Un servidor estuvo allí y tomó buena nota pero Ruth, en un envidiable alarde de coherencia, decidió no incluir dichas imágenes dado que, sin una explicación clara del asunto, solo servirían para crear más morbo y polémica.

A pesar de las constantes dificultades, consiguió terminar Sumergidos teniendo después que lidiar con todos aquellos que se sentían atacados en sus intereses y que, por cierto, no eran pocos. Fue duro, doloroso e incluso, en algunos momentos frustrante, pero valió la pena.

El documental ganó en 2005 el premio Ciutat d’Elx y ha sido proyectado por todo el territorio nacional creando multitud de debates y abriendo los perplejos ojos de miles de personas.

Arriesgándome a parecer condescendiente, diré que me siento muy orgulloso de Ruth y de todo lo que ha conseguido al mantenerse firme en sus convicciones y le agradezco que me dejase formar parte de ello.

Si os apetece, aquí os dejo Sumergidos.

Video thumbnail. Click to play
Ver “Sumergidos”

Anuncios

17 Respuestas a “Sumergidos (2004), de Ruth Adsuar

  1. Bravo. Ese tipo de comportamientos empresariales merecen ser denunciados y gritados lo más alto posible.
    Creo que da una perspectiva muy buena al incluir a los propios afectados hablando en directo sobre el tema y no una mera recopilación de imágenes que puedan ser más o menos impactantes. El testimonio y las palabras directas de esas mujeres son mucho más claros que cualquier pancarta.

    Ojalá salga fuera de España y se difunda todo lo posible. Parece mentira, pero la recriminación pública es lo más efectivo que hay, y cuanto más público sea, mejor.

    Besos 😉

    Me gusta

  2. Puff… ¡Y yo sin saber que estaba con este tema! Me toca muy de cerca, algunos ya sabéis que mi madre está ya 15 años con una zapatería y por negarse a entrar en la dinámica de abaratar calzado para ser competitivas, el rendimiento de los últimos 3 años en comparación al de hace 5 y hacia atrás, es exáctamente la mitad. Hay muchos bazares donde se eluden impuestos y se vende un par de zapatos en un rango de precios de 10 a 20 €. Imposible competir con algo así sin saltarse las normas, sin sustituír buenos materiales, sin introducirse en la economía sumergida.

    Qué interesante me ha parecido. Mucho.

    Un besico muy fuerte, ¡artistas!

    Me gusta

  3. ¡Que vergüenzaaaaaaa!

    Gracias a todos por vuestros comentarios, y gracias a Jos por ese apoyo incondicional. Sin ti no habría podido hacer nada de todo esto. Aprendo de ti cada día, que lo sepas.

    Me gusta

  4. grazias, Ruth, por compartirlo con nosotros. i por acerlo. i grazias a jos por apollarla. i… i… nos firmais un autografo???

    p.d. jenial, de berdad. que horguyosismas estamos de bosotros!!!!!

    Me gusta

  5. TAM: Dile a tu madre que ante esta situación sólo existen dos estrategias posibles:
    1. Lucha en precio. Abaratar costes para poder competir a un precio tan bajo. Hay que ap`rovechar muchos rendimientos de escala y tener cobertura para poder llegar a vender bajo coste si es necesario. Para un comercio tradicional, esta estrategia es ruinosa en poco tiempo.
    2. Lucha en diferenciación. Hay que encontrar nuestro punto fuerte y saber aprovecharlo para basar en él un sobreprecio respecto de la competencia. Puede ser la calidad, el diseño, el servicio, la ubicación, el prestigio, … o una combinación de ellos. Esto se llama el “producto ampliado”.

    No te voy a dar una lección de economía de empresa aquí, pero ya tienes una pista (que también sirve para los productores de calzado de Elche). Si quieres más información, estoy a tu entera disposición.

    Me gusta

  6. Fantástico.

    Coincido con Vibora, lo malo que vender por debajo del coste está excesívamente regulado y puede acarrear muchos problemas con todo el rollo de la competencia desleal…

    Espero no ser así cuando sea empresario.

    Un saludo!

    Me gusta

  7. O.o!!!

    Ayer me acordé noseporqué de este corto y me di cuenta que cuando les presenté a Ruth a mi hermano y mi cuñada no se me ocurrió decirles que ella había hecho este corto (lo vimos en las proyecciones de la playa)

    Me gusta

  8. muchas felicidades pretéritas (coño, ya hace 3 años???)
    yo también me siento orgullo de los 2…..
    es necesario este tipo de documentos para poder mostrar un problema que desde hace 10 años (por lo menos),se veía venir. Lo sé por experiencia
    Me siento afortunado por haber participado en este documental.
    Gracias Ruth!

    Me gusta

  9. Pingback: Notas al margen, de Ruth Adsuar « Antiegos·

Are you talking to me?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s