It Follows, miedo embriagador

Lo reconozco, no conocía a David Robert Mitchell y ha sido a raíz de esta It Follows que me he interesado por él. Al parecer su filmografía es casi inexistente ya que, además de la reseñada, solo tiene otra película de 2010, The Myth of American Sleepover que, si bien no tiene malas críticas, me da la sensación de que no es demasiado conocida. No me cabe la menor duda de que a partir de ahora va a pasar al punto de mira de muchos aficionados al cine y no solo al de terror.

Mitchell tiene todas las características para convertirse en un director de culto; un estilo muy personal, un pulso firme en la dirección, un manejo de la cámara y la composición imaginativos y la capacidad para recoger formas y códigos de distintos géneros y combinarlos y renovarlos construyendo algo diferente pero familiar, reconocible.

It-Follows-car

Con It Follows David Robert Mitchell no disimula su amor por un cine anclado en otra época, un cine que ya no se hace, un cine que cuenta historias que se desarrollan en barriadas residenciales, con bandas sonoras de sintetizador, con adolescentes tirados viendo la televisión mientras consumen refrescos y aperitivos. Es induable que It Follows homenajea el cine de los 80 y los primeros 90, pero Mitchell se afana, más bien, por hacer una película que, vía sensorial, nos transporte a aquellos tiempos y a aquellas atmósferas de manera casi obsesiva, sobre todo a través de la fotografía y de la fantástica banda sonora de Disasterpeace. Uno no sabría muy bien dónde ubicar temporalmente la película ya que nos encontramos en un tiempo indeterminado en el que no hay rastro ni de móviles, ni de ordenadores, ni de ningún otro gadget de la “era moderna”. Los coches, los aparatos de televisión, la ropa, la decoración…, se ven antiguos sin que ello deba significar nada ya que, si lo pensamos, la casa de nuestros padres o abuelos se verá muy parecida a esas casa de la película. La única y extravagante licencia que se permite el director es una especie de libro electrónico que lleva uno de los personajes, con forma de concha y de color rosa, más parecido a un espejito de mano que a un Kindle.

En cuanto al argumento, el director -y guionista- recoge algunos elementos clásicos del cine de terror y los usa para desarrollar una idea, a priori, sencilla: una chica adolescente es acosada de forma incansable por una presencia extraña tras haber mantenido relaciones sexuales. Dicho así, puede que suene demasiado simplón y llano, incluso tópico, pero lo cierto es que Mitchell le da la vuelta a la idea y consigue hacernos entrar en la película y provocarnos un incómodo escalofrío, y en alguna ocasión, un ahogado grito de angustia. Esa relación entre la muerte y el sexo aquí se lleva un paso más allá. Si, por regla general, en el cine de terror un polvo suele significar la muerte, en It Follows es la manera de evadirla creando así un nuevo conflicto: si tienes que acostarte con otra persona para librarte de la “maldición”, ¿con quién lo harás? ¿Con alguien de tu confianza o con un desconocido al que no te importe lo más mínimo lo que le ocurra? Pero no solo eso, hay que cuidarse muy mucho de que esa persona sepa lo que ocurre, te crea y trate de traspasar “eso” a otra víctima, por que si muere, la maldición vendrá de regreso ti.

it-follows-movie-reviews-maika-monroe

It Follows es una película de ritmo pausado, con unos personajes que, lejos de las casi siempre extremas y sobreactuadas reacciones a las que estamos acostumbrados dentro del cine de terror, se muestran soñolientos, agotados por una situación que les sobrepasa. Las situaciones terroríficas se suelen desarrollar a plena luz del día, en exteriores y con gente alrededor. Quizá aquí radique la clave de por qué esta película asusta tanto; el elemento paranoia (cualquier puede ser “esa cosa”, incluso alguien que conoces) tan típico de los body snatchers enmarcado en la cotidianidad hacen que los personajes, y nosotros con ellos, se sepan totalmente a merced de la maldición, sin lugar en el que esconderse, tan solo viajando rápido y lejos para tener unas horas de descanso ante la fuerza inexorable que les persigue, sabiendo que al mínimo descuido, al primer cabeceo, el “monstruo” les atrapará.

Si eres un amante del cine de terror y te apetece ver una película diferente, dentro y fuera del género, te recomiendo que no te la pierdas y si puede ser en una sala de cine, mucho mejor. No hay nada mejor para disfrutar de un escalofrío que la certeza de que ese escalofrío lo han sentido cientos de personas a la vez que tú.

Anuncios

3 Respuestas a “It Follows, miedo embriagador

Are you talking to me?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s