Batman: La serie animada (I)

Mayo de 1939, una fecha que, a priori, no sugiere ningún acontecimiento especial. Sin embargo, esa es la fecha en la que nació un personaje que se convertiría en una de las creaciones más importantes y famosas de la cultura pop en el siglo XX  y alrededor del cual crecería un rico y profundo universo que sigue haciendo las delicias de millones de fans y reportando innumerables beneficios económicos: Batman.

27-DC-Batman-2-Antiegos

Fue en el número 27 de la revista ‘Detective Comics, aquella con la famosa portada en la que una figura enmascarada y vestida de murciélago atrapaba por el cuello a un malhechor y se lo llevaba por los tejados ante la perpleja mirada de otros dos villanos. Unos jovencísimos Bob Kane y Billy Finger habían creado un nuevo personaje de cómic basándose en la destreza y el espíritu de El Zorro, el alma oscura de La Sombra y la inteligencia y las dotes detectivescas de Sherlock Holmes. Difícilmente podían imaginar entonces que su Bat-Man no solo competiría en popularidad con el superfamoso y omnipresente Superman, sino que incluso lo superaría. Había nacido la leyenda y durante décadas fue creciendo y evolucionando, llenándose de matices y perfilándose en una personalidad compleja, oscura y vengativa pero también mucho más humana que la mayoría de los demás héroes.

El medio de difusión principal de Batman era, como es evidente, el cómic, sin embargo, empezó a aparecer en otros medios tales como tiras de periódico, libros de cuentos, seriales radiofónicos y televisivos e incluso, esporádicamente, en la serie de televisión Las aventuras de Superman. A mediados de los sesenta nació la famosa serie de televisión protagonizada por Adam West, un delirio cómico y muy kistch que en su momento, y a pesar de su éxito, estuvo a punto de acabar con la reputación del personaje. Batman se estaba convirtiendo en una parodia de sí mismo y empezó a caer en  barrena alcanzando su mayor decadencia a finales de la década de los 70, época en la que incluso su creador, Bob Kane, estuvo a punto terminar con él por completo. Pero acabar con el señor de la noche no iba a ser tan fácil.

Batman-TDN-returns-Antiegos

Fue en los ochenta cuando Frank Miller, inspirado por la cercanía a la cincuentena del personaje, ideó una historia en la que Bruce Wayne, que ya hacía tiempo que había colgado la capa y se había retirado de la acción, decidía volver a vestirse de justiciero para combatir una nueva amenaza, enfrentándose a los malos de siempre, a los malos nuevos, a los buenos e incluso a Superman, ya que nadie confiaba en que un vejestorio fuese capaz de vencer al enemigo e incluso salir vivo de la refriega. En 1986 se publicabaEl Regreso del Señor de la Noche convirtiéndose casi instantáneamente en un éxito de ventas y, junto a La broma asesina‘ de Alan Moore y Brian Bolland, publicada al año siguiente, Batman consiguió llegar al Olimpo de los superhéroes y recuperó la reputación que merecía.

Aprovechando el renovado éxito del personaje y con el 50 aniversario cada vez más cerca, Warner aprovechó los derechos del personaje para el cine y la televisión para embarcarse en la que debía ser la adaptación cinematográfica definitiva del personaje. Y no escatimó en medios: un presupuesto millonario para construir la ciudad de Gotham, estrellas de la talla de Kim Basinger, Jack Palance y Jack Nicholson, que interpretaría a El Joker y todo orquestado por Tim Burton, director que empezaba a hacerse famoso con películas como Bitelchús, La gran aventura de Pee-Wee o Eduardo Manostijeras y que contaba con un estilo circense y retorcido que encajaba a la perfección con el tono que Warner quería para la película. El score correría a cargo del no menos circense Danny Elfman, habitual de Burton, que crearía una banda sonora con cierto sabor pulp en la que se incluía su épica y hoy conocidísima fanfarria ‘Batman theme‘. Batman, fue todo un éxito y desató una desaforada batmanía solo superada, quizá, unos pocos años después por la locura de los dinosaurios que despertó Jurasic Park.

Aprovechando el éxito, al año siguiente, Warner decidía cancelar su serie de dibujos animados Tiny Toons y sustituirla por una serie animada basada en el hombre murciélago. Bruce Timm y Eric Radomski fueron los encargados de realizar el cortometraje animado que mostrase a los ejecutivos el aspecto y el tono que debía tener la serie. Los responsables de Warner quedaron tan impresionados que aprobaron por unanimidad que Timm y Radomski se encargaran de la primera temporada, la cual debía estar lista en menos de dos años, haciéndola coincidir con el estreno en cines de Batman vuelve.

Continúa en Batman: La serie animada (y II)

Anuncios

5 Respuestas a “Batman: La serie animada (I)

  1. Pingback: Batman: La serie animada (y II) | Antiegos·

  2. Pingback: Diseccionando al murciélago (I) | Antiegos·

Are you talking to me?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s